Dedicatoria

  Este espacio alberga, mis pensamientos y deseos, pero sobre todo el amor anhelado. 

David Gerardo.

David Gerardo

Tajin - La Casa Del Trueno

 Piramide De Los Nichos, Tajin VeracruzPiramide De Los Nichos, Tajin Veracruz

 

 

Tajin - La Casa Del Trueno

 

Hay muchas y variadas leyendas sobre la edificacion y construccion de este complejo ubicado en el estado de Veracruz en la region Totonaca hoy conocido como Papantla, aqui algunos de los relatos que mas me han gustado.

 

Leyenda Del Tajin

 

 

Cuentan los viejos que entre Totomoxtle y Coatzintlali existía una caverna en cuyo interior los antiguos sacerdotes habían levantado un templo dedicado al Dios del Trueno, de la lluvia y de las aguas de los ríos. Eran tiempos en los que aún no llegaban los hispanos ni las portentosas razas, conocidas hoy como totonacas, que poblaron el lugar de Veracruz que después llamaron Totonacan. Y siete sacerdotes se reunían cada tiempo en que era menester cultivar la tierra y sembrar las semillas y cosechar los frutos, siete veces invocaban a las deidades de esos tiempos y gritaban entonaban cánticos a los cuatro vientos o sea hacia los cuatro puntos cardinales, porque según las cuentas esotéricas de esos sacerdotes, cuatro por siete eran 28 y ventiocho días componen el ciclo lunar.

Siguen diciendo las viejas crónicas que se han convertido en asombrosas leyendas, que esos viejos sacerdotes hacían sonar el gran tambor del trueno y arrastraban cueros secos de los animales por todo el ámbito de la caverna y lanzaban flechas encendidas al cielo. Y poco después atronaban el espacio furiosos truenos y los relámpagos cegaban a los animales de la selva y a las especies acuáticas que moraban en los ríos.

Llovía a torrentes y la tempestad rugía sobre la cueva durante muchos días y muchas noches y había veces en que los ríos Huitizilac y el de las mariposas, Papaloapan, se desbordaban cubriendo de agua y limo las riberas y causando inmensos desastres. Ycuanto mas arrastraban los cueros mayor era el ruido que producian los torrentes y cuanto más se golpeaba el gran tambor ceremonial, mayor era el ruido de los truenos cuanto más relámpagos significaba mayor número de flechas incendiarias.

Pasaron los siglos...

Y un día arribaron al lugar grupos de gentes ataviadas de un modo singular, trayendo consigo otras costumbres, y otras leyes y otras religiones. Se decían venidos de otras tierras allende el gran mar de turquesas (Golfo de México) y tanto hombres, como mujeres y niños, tenían la característica de estar siempre sonriendo como si fueran los seres más felices de la tierra y tal vez esa alegría se debía a que después de haber sufrido mil penurias en las aguas borrrascosas de un mar en convulsión habían por fin llegado a las costas tropicales, donde había de todo, así frutos como animales de caza, agua y clima hermoso.

Se asentaron en ese lugar al que dieron por nombre, en su lengua Totonacan y ellos mismos se dijeron totonacas.

Pero los sacerdotes, los siete sacerdotes de la caverna del trueno no estuvieron conformes con aquella invasión de los extranjeros que traían consigo una gran cultura y se fueron a la cueva a producir truenos, relámpagos, rayos y lluvias y torrenciales aguaceros con el fin de amendrantarlos.

En los antiguos registros que los milenios han borrado, se dice que llovió mucho y durante varios días y sus noches, hasta que alguien se dió cuentra de que esas tempestades las provocaban los siete hechiceros, los siete sacerdotes de la caverna de los truenos.

No siendo amigos de la violencia, los totonacas los embarcaron en un pequeño bajel y dotándoles de provisiones y agua los lanzaron al mar de las turquesas en donde se perdieron para siempre.

Pero ahora era preciso dominar a esos dioses del trueno y de las lluvias para evitar el desastre del pueblo totonaca recién asentado y para el efecto se reunieron los sabios y los sacerdotes y gentes principales y decidieron que nada podría hacerse contra esas fuerzas que hoy llamos sencillamente naturales y que sería mejor rendirles culto y pleitesía, adorar a esos dioses y rogarles fueran magnánimos con ese pueblo que acababa de escapar de un monstruoso desastre.

Y en ese mismo lugar en donde había el templo y la caverna y se ejercía el culto al Dios del trueno, los totonacas u hombres sonrientes levantaron el asombroso templo del Tajín, que en su propia lengua quiere decir lugar de las tempestades. Y no sólo se rindió culto al Dios del Trueno sino que se le imploró durante 365 días, como número de nichos tiene este pasmoso monumento invocando el buen tiempo en cierta época del año y la lluvia, cuando es menester fertilizar las sementeras.

Hoy se levanta este maravilloso templo conocido en todo el mundo como pirámide o templó de El tajín en donde curiosamente parecen generarse las tempestades y los truenos y las lluvias torrenciales.

Así nació la pirámide de El Tajín, levantada con veneración y respeto al Dios del Trueno, adorado por aquellas gentes que vivieron mucho antes de la llegada de los extranjeros, mucho antes de la llegada de los totonacas, cuando el mundo parecía comenzar a existir.

Nota: Los Totonacas eran indígenas que ocupaban el territorio de Veracruz.

 

 

Detalle de la Piramide de los Nichos de Tajin, Papantla Veracruz

 

 

Tajín

“Rayo o trueno”

La zona arqueológica del Tajín que se encuentra ubicada al norte del estado de Veracruz, México, en medio de la selva tropical. Fue construida por una cultura anterior a la totonaca.

En sus tiempos de esplendor (hacia 1100 d.c.) no había edificios ni templos que no estuvieran decorados por esculturas y pintados de brillantes colores que a distancia sobresale un intenso color rojo.

Tajín en lenguaje totonaca significa “rayo o trueno”. Cuenta la antigua leyenda que los totonacas decidieron amarrar y atar al dios Tajín con el arco iris en las profundidades del mar y que es vigilado por 12 ancianos, cuando una doncella traiga una flor de vainilla y la arroje al mar se liberará el Dios Tajín.

Simboliza al padre que está en secreto, tiene poder sobre los elementales de la naturaleza. El arco iris es el mercurio de los sabios, la energía creadora que hay que saber trabajar para desencadenar al dios Tajín. La doncella simboliza el eterno femenino, el amor tan necesario para liberar a nuestro Ser.

Sin embargo el Tajin es de tiempo mucho más atrás y de una cultura diferente a los totonacas, sus edificios estaban pintados en tonos rojo (el cristo), azul (Padre), verde (la naturaleza) y amarillo (El espíritu santo).

El patrón arquitectónico consiste en edificios de base cuadrada o rectangular con uno o varios cuerpos superpuestos recordándonos que es el recto pensar, recto sentir y recto actuar y el triángulo las tres fuerzas primarias de la naturaleza, tan necesarias para toda creación tanto interna como externa.

Entre las partes más importantes se encuentra el Edificio de las columnas que está situado en el extremo norte sobre la parte más alta del sitio, llamado de ésta forma por sus cilindros monolíticos y que alguna vez formaron, superpuestos, tres columnas para sostener un pórtico. Estas piezas describen bajorrelieve relatos de hazañas protagonizadas por personajes ataviados como guerreros o como jugadores de pelota, llevando a cabo luchas, ceremonias del fuego nuevo y sacrificios, representando las luchas batallas que hay que realizar en nuestro interior para poder liberar a nuestro Ser a través también de los sacrificios, haciendo énfasis en saber sacrificar nuestros deseos de ira, lujuria, pereza, envidia, etc.

 

El Edificio 1 estaba dedicado a una gran Deidad cuyo aspecto es una figura ricamente ornada con arreglos de plumas y compuesta por el cuerpo descarnado de un animal y una cabeza también de perfil con poderoso hocico cuyo ojo exhibe un abultamiento pintado en verde seco que termina en forma de gancho, esta gran Deidad es el Dios Tajín, el estar descarnado indica el conocimiento de la muerte del ego, con la cual se adquiere el tocado de plumas simbolizando al Ser, al Espíritu. El poderoso hocico es el poder del Verbo Creador. El ojo nos viene a simbolizar el Ojo del Padre que todo lo ve. El edificio A llama la atención por su fachada que describe una falsa escalinata que se asemeja en la fachada principal de la pirámide de los Nichos. La falsa escalinata simboliza la infinidad de peligros y pruebas que existen para seguir por el camino recto, el camino de la liberación de la conciencia. Cuántas desviaciones existen si no se tiene la conciencia despierta y el estado de alerta novedad. El Área ceremonial está constituida por la Plaza del Arroyo, la Pirámide de los NICHOS y el Juego de la Pelota. La pirámide de los Nichos es el edificio más conocido del sitio, llama la atención por su calidad y estética de su arquitectura. Cuenta con 365 Nichos lo que le otorga un valor simbólico asociado con el calendario solar que tal vez representaban por medio de ésta pirámide, así como los mayas y aztecas.

El Tajín cuenta con 17 juegos de pelota que son las intensas luchas del bien y el mal, el número 17 en cábala habla del número de la esperanza y que puede resumirse con el axioma “Unos hombres piden señales para creer, y otros piden sabiduría para obrar; más el corazón esperanzado lo tiene todo en su esperanza”. Una danza típica de ésta región es la “danza de los voladores” de Papantla, por ser éste el lugar adonde se remontan sus orígenes. La danza se desarrolla de la siguiente manera: cinco hombres vestidos de guacamaya suben a un palo o mástil que clavado en el suelo se eleva a 15 metros de altura, en el tope del mástil se halla un bastidor de un metro, cuatro de los hombres se colocan uno a cada lado del cuadro, se amarran una cuerda a la cintura que está a su vez enrollada en el cilindro que sostiene al bastidor y de la que quedan pendientes una vez que se lanzan al vacío, el 5º hombre es el maestro de ceremonias quien se queda en la cima del palo tocando y danzando los “13 sones del volador” a la vez que va saludando a los cuatro puntos cardinales, límites del universo donde reina el dios Sol. Una vez terminado se sienta y da comienzo el vuelo de los danzantes, quienes simplemente se descuelgan con la cabeza abajo y las piernas cruzadas y con su propio peso hacen girar el mortero y la soga se va desenrollando lentamente, simulando a pájaros que descienden en espiral hasta tocar el suelo.

Este era un ritual de agradecimiento al Árbol de la Fecundidad. Es un ritual de transmutación donde el palo simboliza la columna vertebral con sus cordones ganglionares conductores de la electricidad suprasexual. El número cinco representado por los 5 voladores tiene varios significados: El rigor de la ley, el karma, la iniciación, la sabiduría, los cinco aspectos de la Madre Divina, los cinco elementos. Las 13 vueltas que dan los danzantes una vez que se han lanzado al vacío y antes de tocar el suelo nos recuerda el Arcano 13 La inmortalidad, lograda a través de los sacrificios y la muerte psicológica. Por medio de esta manifestación artística se entregaba el conocimiento a la conciencia.

En la zona Arqueológica del Tajín encontramos plasmado en sus pinturas y arquitectura el trabajo que hay que realizar con las aguas de la vida, para poder liberar a nuestro Ser, llevando a cabo el trabajo en forma conciente y con voluntad para que las fuerzas del mal no nos absorban y salir triunfante.

 

 

Musica

 

Perfil

  • David Gerardo
  • El Blog de David Gerardo
  • Soy una persona,amante de escribir, leer, platicar y vivir. Conoceme a travez de este espacio. Saludos

Calendario

December 2014
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados